Escuché a un predicador decir que cuando Dios saca las cosas a la luz es que es su
tiempo de enfatizar una verdad. Hoy día vemos como se están usando cada vez más
los adelantos tecnológicos en nuestras iglesias. Hay gente con carga por como se
escucha la predicación o como se ve la pantalla de proyección. Cada día Dios nos está
llenando con el deseo de hacer las cosas con excelencia para El. ¿Cómo alcanzamos la
excelencia técnica en la iglesia? Mi experiencia ha sido como la de Jesús cuando dijo…
“que El desea adoradores que lo adoren en espíritu y verdad” y creo que eso funciona
para cada área del cuerpo de Cristo. Un técnico con buena actitud, talento y pasión
podrá alcanzar la excelencia y siempre hará el mejor trabajo posible con lo que tenga a
la mano.

Por otro lado personas con actitudes incorrectas y no enseñables no lograrán
mucho ni siquiera con el mejor equipo disponible. Entonces prefiero adiestrar personas
con aptitud y actitud, que personas que “saben mucho”. Conozco un director técnico, un
hombre adulto, en todo el sentido de la palabra, debe llevar como 20 años haciendo el
sonido en su iglesia. Sin embargo, tiene un espíritu tan enseñable y esto no significa
que desconozca, por el contrario el se ha auto educado leyendo y practicando y me ha
enseñado mucho pero está atento. Muestra sus dudas y nunca deja de preguntar algo
por “tonto” que parezca. Creo que la excelencia se alcanza cuando estamos
convencidos de cual es nuestro lugar y la importancia que tiene dentro de la iglesia.

No solo convencernos a nosotros mismos, sino también convencer a los que nos rodean
para que nos apoyen a alcanzar excelencia en los equipos que adquirimos y el nivel de
compromiso de la Iglesia en el área de presupuestos. Sabemos que esto cuesta $$$ y
es uno de los ministerios que mas requiere de las finanzas. Pero si lo miramos desde la
perspectiva correcta, nos daremos cuenta que estamos invirtiendo en el medio que
utilizamos para que la Palabra se lleve y llegue con CLARIDAD. Veo que en nuestras
iglesias no parece haber balances, construimos pisos de mármol y no presupuestamos
para el micrófono del pastor. No hay nada malo en los pisos de mármol pero a veces se
nos olvida la razón por la cual somos iglesia.

Ángel D. Pérez es dueño de DanAudio, Inc. Compañía dedicada a la consultoria, diseño e
integración de sistemas de sonido, luces y video en iglesias, gobierno y centros educativos.

Filed under: Más Artículos

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!